TODO RIESGO OPERATIVO

La póliza de Todo Riesgo Operativo está diseñada para indemnizar los daños materiales directos,
y complementariamente la interrupción del negocio, que puedan ocurrir durante la operación
industrial o comercial en grandes empresas. Su espectro de cobertura es muy amplio y,
conceptualmente, cubre los bienes asegurados contra cualquier peligro no expresamente excluido.